Todas las películas Marvel clasificadas de peor a mejor.





Las cifras hablan bien de Spider-Man: Homecoming, que, además, ha contado con el fervor crítico casi por unanimidad.

Lo cierto es que es difícil encontrar un fracaso en los estudios más allá de El increíble Hulk, que no logró amortizar el presupuesto en la taquilla americana.

Incluso películas tan horribles como Thor: El mundo oscuro han llenado las arcas de una compañía que sabe que juega sobre seguro, aunque a medida que pasan las entregas uno no puede dejar de preguntarse si no estaremos ante la primera serie de televisión creada exclusivamente para cines.

Y la más cara, sí.

Tras la primera mitad de películas más flojas que vimos ayer, hoy toca alabar un poco a la casa de Los Vengadores.

Captain America: The Winter Soldier

Algo saltó en la cabeza del espectador tras la primera y en realidad algo decepcionante entrega de las aventuras de Steve Rogers. La película de Johnston, prácticamente una actualización del primer Spider-Man de Raimi, recaudaría la mitad que la segunda y bastante más acertada película. Un buen thriller de conspiraciones que parece esforzarse en no parecer una película de superhéroes. El síndrome Nolan llega a Marvel.

Spider-Man: Homecoming

John Watts explota muy bien el proceso de aprendizaje de un chaval de quince años que abarca y aprieta, pero que, aunque no lo crea, necesita un canguro, básicamente el tema principal de la película, aunque se líe un poco en dar rodeos. Atractivo margen de mejora.

Ant-Man

Algo parecido a las rebajas de Marvel Studios, el inesperado saldo que te encuentras por sorpresa cuando vas a comprar una peli con la esperanza de no encontrarla y resulta que te llevas seis por el precio de tres.

Ant-Man no es Guardianes de la Galaxia, puede que por la escapada de un Edgar Wright presente más allá de los créditos (guionista y productor), ya que hay al menos dos secuencias encadenadas que ya había realizado en la seminal Shaun of the dead (y en la superseminal Spaced) y que aquí lleva como puede el bueno de Peyton Reed, mostrando ganas y profesionalidad ante semejante marrón.

Con mucho del primer Capitán América y la realidad de estar ante la primera comedia Marvel, Ant-Man funciona dentro de su millonaria modestia. Es una película de robos llena de planes imposibles y un equipo humano desastroso que se desarrolla en platós el 100% del tiempo.

Doctor Extraño

La sorpresa marvelita más alucinante desde Iron Man 3. Conseguir plasmar en imágenes en movimiento las locuras que propone (la pelea del hospital, la vuelta de tuerca a los edificios Inception, el clímax) ya la hacen merecedora de entrar en el TOP de la casa.

Que sí, que el villano lo que quieras, pero quién necesita villanos si lo único que uno quiere es una cita con el médico. Mucho mejor de lo esperado.

Iron Man

Contigo empezó todo, incluyendo el tardío reconocimiento de superestrella que Robert Downey Jr llevaba mereciendo varias décadas. Un punto de partida tan inesperado como eficaz, rodado con respeto y con cariño y que describe a la perfección un término tan Stark como “PETARLO”

Guardianes de la Galaxia Vol.2

Terapia galáctica.

James Gunn siempre ha ido unos cuantos pasos por delante del resto. Troma se le quedó pequeña, las distribuidoras grandes no supieron apreciar su talento en la escritura y, aunque parezca mentira, la primera aventura de los guardianes era solamente su tercera película.

Ahora se permite el lujo de escribir en solitario el guión de la secuela, algo realmente inaudito, y precisamente por eso el poso de esta película es tan triste.

Mientras críticos y espectadores del mundo aplaudían durante años la oscuridad del cine de superhéroes adulto, es decir, sin espacio para emocionar y hacer reír (paraje desolador donde entra también el último y aburrido periplo de James Bond), el director de Super hace dos horas y cuarto de terapia, bajona y rabia interior, pero la llena de luz y color, risas, lágrimas y canciones horteras.

Guardianes de la Galaxia Vol.2 es lo que durante décadas pensabas que eran El imperio contraataca o la trilogía del caballero oscuro, pero hecho con lo que mueve a los personajes: el amor.

Iron Man Three

Todavía me tiemblan las rodillas después de comprobar que es una película 100% Shane Black. Menuda jodida sorpresa. Y hace cuatro años ya, madre mía.

Guardianes de la Galaxia

Supongo que todo aficionado al cine tiene una película fetiche de ciencia ficción. Los hay que se abrazan a la psicopeya (2001), fanáticos del culebrón galáctico (Star Wars) y sesudos científicos del espacio (Star Trek)

Bueno, yo siempre me aburrí con la odiesa espacial, nunca entré en el juego de Lucas y no entendía el klingon.

Digamos que, hablando del espacio, nunca había experimentado una pasión cegadora por ningún título (puede que Spaceballs siendo un crío) desarrollado en una galaxia más o menos lejana.

James Gunn rodó Super y dejó Kick-Ass a la altura de El Gran Héroe Americano (vista a través de los ojos de un adulto hoy), y ahora ha dejado en una situación muy complicada a JJ Abrams, que tiene la papeleta de DIVERTIR con su nueva brasa Star.

El resultado fue sorprendente, pero sólo en lo recaudatorio: noventa putos millones de dólares en su primer fin de semana demuestran que, a veces, la gente tiene corazoncito. Y poca gente sabe tirar los dardos envenenados tan cerca de los nuestros.

FUENTE: cultture




COMENTA LA NOTICIA