Reclaman justicia para Rubí Mori, una prostituta transexual descuartizada en República Dominicana





El cuerpo descuartizado de Rubí Mori, de 32 años de edad, era encontrado la noche del sábado, 3 de junio, en una propiedad baldía, en la entrada de la sección Jobo Dulce, en Higüey, provincia de La Altagracia. Identificada por la Policía Nacional de la república Dominicana como Elvis Guerrero, se trata de una persona transexual que además de ejercer la prostitución también militaba como activista en varias organizaciones defensoras de los derechos humanos, que reclaman a las autoridades el esclarecimiento de su asesinato.

Según la investigación policial, no fue encontrado todo el cuerpo de Rubí, sino solamente las extremidades: cabeza, piernas, brazos y manos, calculando que su muerte se habría producido alrededor de diez horas antes de encontrar los restos de su cadáver. Había sido vista con vida por última vez por los alrededores del denominado Parque de los Vagos, ubicado en la salida de la referida ciudad, pocas horas antes de ser asesinada y acompañada de dos hombres con quienes se habría ido en una motocicleta. Sin embargo, actualmente se baraja como único sospechoso a quien era su pareja sentimental, Noel Toñe Rondon, un joven de 25 años de edad, que se encuentra retenido por la policía.

«Exigimos del Ministerio Público esclarecer las circunstancias en que se produjo este horrendo crimen y que el o los responsables del mismo reciban todo el peso de la Ley» denuncia el Observatorio de Derechos Humanos para Grupos Vulnerabilizados (Odhgv, por sus siglas), agregando que el asesinato de Rubí «trae preocupación a toda la comunidad LGBT del país, pues sus características lo hacen parecer un crimen de odio», recalcando que se «debe tomar medidas y garantizar el ejercicio pleno de la ciudadanía a las mujeres trans, quienes por falta de oportunidades, prejuicios y transfobia en su mayoría deben salir a ejercer el trabajo sexual para sobrevivir y es allí donde, al igual que las 37 víctimas contabilizadas, se exponen a perder la vida».

Activista y militante de la organización Trans Este Podemos Avanzar (TEPA), Rubí se ha convertido en la víctima número 37 de crímenes cometidos contra trabajadoras sexuales transexuales en la República Dominicana desde 2006, según datos de la organización Trans Siempre Amigas (Transsa) y el Observatorio de Derechos Humanos de Personas Trans (Odhpt). Hace sólo ocho meses, otro activista, Luis La Mole Roco, era asesinado de forma igualmente violenta, encontrándose su cuerpo degollado y enterrado en cemento en Santo Domingo Este.

FUENTE: UNIVERSO GAY




COMENTA LA NOTICIA