Por segundo año no el gobierno de Trump no reconoce el mes del Orgullo LGBT





La Administración de Donald Trump evita reconocer el mes de junio como el del Orgullo LGBT por segundo año consecutivo, alineándose con su predecesor republicano, George W. Bush, y en oposición a los gestos habituales de los presidentes demócratas, Bill Clinton y Barack Obama.

Si el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos recuerda este viernes, 1 de enero, la magnitud de los huracanes Irma y María, alertando de la posibilidad de que se repitan este año huracanes de idéntica magnitud, Donald Trump omite cualquier referencia al Orgullo LGBT en el mes de junio, por segundo año consecutivo y remarcando la diferencia de los presidentes demócratas con respecto a los republicanos. Nada nuevo si tenemos en cuenta que el 45.º presidente de los Estados Unidos se ha dedicado a recortar los derechos de las personas homosexuales y transexuales desde que firmara su cargo, justa y precisamente todo lo contrario que promete durante su campaña para convertirse en presidente. Lo contrarío había sido realmente la noticia.

«¡Gracias a la comunidad LGBT! Lucharé por vosotros mientras Hillary atrae a más gente para amenazar vuestras creencias y libertades», publica Trump en los tiempos en que sí se acuerda del mes del Orgullo LGBT, en junio de 2016, durante su campaña presidencial, después de haber prometido ser un republicano amigo del colectivo. En la Convención Nacional Republicana de ese mismo año llega a destacar el tiroteo en el club Pulse de Orlando, para convertirse en el primer candidato republicano a la presidencia que se dirige desde su podio directamente ala comunidad LGBT. «Como vuestro presidente, haré todo lo que esté a mi alcance para proteger a nuestros ciudadanos LGBTQ de la violencia y la opresión de una odiosa ideología extranjera», declara Trump en aquel momento.

Pero el último presidente estadounidense se adelanta a la época de huracanes para que el viento pueda llevarse sus palabras, porque nada más firmar el cargo como presidente, elimina en un par de horas cualquier referencia de la comunidad LTBT de la página de la Casa Blanca, iniciando un paulatino retroceso de los derechos de las personas homosexuales y transexuales:

— Disuelve el Consejo Asesor Presidencial sobre sida y VIH, en marcha desde 1995

— Declara el 1 de diciembre com el Día Mundial de la Lucha contra el sida, pero sin mencionar a la comunidad LGBT, el principal colectivo afectado por este virus

— Numerosos cargos de su gabinete son abiertamente reconocidos por su homofobia y su lucha contra los derechos de los homosexuales, como su vicepresidente, Mike Pence, sin ir más lejos.

— Los primeros 100 días de su gobierno ya constatan lo poco gay friendly de su Administración, en los que deroga la directiva sobre el uso de los cuartos de baño de Obama que protegía a los menores transexuales, su decreto contra la entrada de los musulmanes incluye a los refugiados LGBT y firma una orden ejecutiva que permite la discriminación laboral del colectivo LGBT.

— El efecto Donald Trump se materializa en el aumento de la discriminación, según un estudio de GLAAD, de la misma manera que los crímenes de odio se relacionan con el votante de Trump, según el FBI, mientras el Gobierno se empeña en el veto a las personas transgénero en el ejército o la derogación de varias órdenes ejecutivas de Obama que protegían frente a la discriminación laboral del colectivo y su intención de dar rienda suelta a la libertad religiosa.

«A diferencia de la administración Trump, el Partido Demócrata respalda a las comunidades LGBTQ en todo Estados Unidos y en todo el mundo y nos enorgullece celebrar el Mes del Orgullo (…). Creemos que nadie debe enfrentar la discriminación, la intimidación o la violencia debido a quiénes son o a quién aman. Y nunca dejaremos de luchar por la igualdad que todo ser humano merece», declara Lucas Acosta, director de Medios LGBTQ para el Comité Nacional Demócrata. Desde que el mes de junio fuera proclamado Mes del Orgullo LGBT por primera vez en junio de 1999 por Bill Clinton, tan solo Barack Obama ha continuado con esta tradición, evitando hacerlo tanto Trump como su predecesor republicano, George W. Bush, marcando quiénes son los amigos y los enemigos del colectivo LGBT en los Estados Unidos, mientras que en las redes sociales se celebra el Mes del Orgullo LGBT en todo el mundo.

«Está claro que evitar el reconocimiento del Mes del Orgullo es intencionado, tal como lo fue el año pasado (…). Trump y Pence están obsesionados con borrarnos. Pero no seremos borrados, y en noviembre, la Casa Blanca tendrá un rudo despertar en su flagrante discriminación», asegura Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, particularmente en un año en el que se ha dedicado a recordar cada mes por algún aspecto, como marzo era reconocido como el Mes Nacional de Concientización sobre el Cáncer Colorrectal, abril como el Mes de la Segunda Oportunidad y mayo como el Mes Nacional de aptitud Física y Deportes. Sin embargo, lejos de hacer la mínima referencia al Orgullo LGBT, este mes de junio es recordado para la Administración Trump como el Mes Nacional de la Propiedad de Vivienda, el mes Nacional del Océano, el Mes de las Grandes Actividades al Aire Libre y el Mes de la Herencia Nacional Caribeño-Estadounidense.

FUENTE: Universo Gay




COMENTA LA NOTICIA