No permiten donar sangre a gays en Coahuila





Los hospitales se niegan a aceptar homosexuales como donadores.

Han pasado cuatro años, luego de que a la norma para la disposición de sangre humana y sus componentes con fines terapéuticos se le aplicó la última modificación en el NOM-253-SSA1-2012, publicada por el Diario Oficial de la Federación.

En la norma se eliminó la restricción que impedía anteriormente a homosexuales, bisexuales y transgénero la donación, pero en Saltillo se sigue rechazando a los miembros de dicha comunidad en bancos de sangre públicos y privados.

A pesar de la polémica generada el año pasado por la situación, permanecen casos de homofobia y discriminación.

Un extrabajador del banco de sangre del Hospital General de Saltillo, quien prefirió dejar su nombre en el anonimato, comenta que en algunas ocasiones el producto fue desechado, debido a que los directivos decidían no gastar recursos en los estudios previos a los que se somete cada donación, y que gracias a los prejuicios se han generado casos de desabastecimiento en muestras de sangre y reservas, por lo que los hospitales podrían meterse en problemas.

Carlos Llamas, representante de la comunidad LGBT, comenta que han existido denuncias en las que ni siquiera se les ha permitido el acceso a los miembros de la comunidad LGBTTTI por sus apariencias y que a algunos se les ha aplicado la prueba del VIH sin su consentimiento. Advierte que estos casos se dan en hospitales públicos y privados.

Fuentes cercanas al banco de sangre del sector de salud privado, advierten que la norma no ha sido respetada como se dicta en sus últimas modificaciones, a partir del artículo sexto e inclusive las fórmulas de llenado cuestionan como requisito, la preferencia sexual de los donadores.

El empleado, comenta que la situación es igual para ambos sectores. A los pacientes homosexuales, a primera vista, se les dan de excusas y largas antes de comenzar el proceso de transfusión o donación. “Se les dice que no cuentan con el peso o que tienen la presión alta. En una ocasión vinieron dos muchachos homosexuales, uno de ellos era donador, debía reponer la sangre utilizada por uno de sus familiares y le dimos varias excusas, antes de retirarse, dijo que un amigo suyo estaba afuera (también homosexual) y que quizá él no presentaba los problemas que nosotros le decíamos, pasó y tuvimos que inventar unas nuevas. Son órdenes de arriba’”, afirma.

Por otra parte, Jorge Martínez, miembro de la comunidad LGBT, cuenta que hace unos meses un familiar suyo fue internado en la Clínica 2 del Seguro Social. Ahí les pidieron un donador para reponer la sangre utilizada por el familiar. Antes de dar inicio al proceso de donación, se le cuestionó abiertamente si era homosexual, y posterior a su respuesta, el proceso de donación fue rechazado.

FUENTE: La Voz




COMENTA LA NOTICIA