Mitos y leyendas de las dietas





Comer sano es un trabajo duro, por lo que no es ninguna sorpresa afirmar que muchos de nosotros hemos intentado un atajo en algún momento, con la esperanza de obtener resultados rápidos.

Pero algunos de estos presuntos arreglos rápidos nutricionales no son tan útiles, y muchos de ellos pueden incluso ser peligrosos.

Vamos a echar un ojo a los mitos más dañinos de la comida y la nutrición.

Nunca hagas trampa, sé muy firme.

Falso: Es perfectamente lógico y recomendable saltar tu plan de alimentación saludable de vez en cuando. Nichola Whitehead, dietista y nutricionista del Reino Unido, dice:

"Está bien darse un capricho de vez en cuando”

Contar las calorías es una buena idea.

Aunque contar las calorías puede ser una herramienta útil para conrolar la pérdida del peso, no es una solución perfecta para comer sano.

Eso es porque la restricción de calorías no tiene en cuenta todos los aspectos de un alimento que son necesarios para alimentarnos, desde las proteínas y carbohidratos a vitaminas y minerales. Whitehead resume el problema de esta manera: "Las calorías son importantes cuando se trata de perder, mantener o ganar peso, pero no son la única cosa en que debemos centrarnos cuando se trata de mejorar nuestra salud”.

Comer alimentos bajos en grasa te hará perder peso.

Una dieta baja en grasa no necesariamente se traduce en pérdida de peso.

En un juicio de ocho años que involucró a casi 50.000 mujeres, aproximadamente la mitad de los participantes siguieron una dieta baja en grasas, mientras que los otros no. Los investigadores encontraron que las mujeres bajo el plan bajo en grasa no disminuyeron su riesgo de cáncer de mama, cáncer colorrectal o enfermedad cardíaca. Además, tampoco perdieron mucho peso, si es que lo hubo. Las nuevas recomendaciones muestran que las grasas saludables, como las de nueces, pescado y aguacate, son realmente buenas para nosotros si las utilizamos con moderación. Así que agrégalas de nuevo a su dieta si no lo has hecho ya.

Las dietas detox son una buena manera de comenzar la dieta.

Atención: nadie necesita una detox, salvo que un médico nos diga que tenemos que mejorar algunos niveles. A menos que hayas sido envenenado, todos tenemos un organismo eficiente para filtrar la mayoría de las sustancias nocivas que comemos: el hígado y los riñones. Nuestros riñones filtran la sangre y eliminan cualquier desperdicio de nuestra dieta, y nuestros hígados procesan medicamentos y desintoxican cualquier producto químico que ingerimos. Juntos, estos órganos hacen nuestros cuerpos máquinas naturales de limpieza.

Evita el gluten.

A menos que te encuentres entre el (bajo) porcentaje que sufre de enfermedades celíaca, el gluten probablemente no tendrá un efecto negativo en tu cuerpo.

Los estudios demuestran que la mayoría de las personas sufren de ligera hinchazón y gases cuando comen, ya sea consumiendo trigo o no.

FUENTE: cortaporlosano




COMENTA LA NOTICIA