Malta legaliza el matrimonio igualitario con la oposición de la derecha y la Iglesia Católica





Sólo tres años después de permitir las uniones civiles, el parlamento de Malta aprueba el matrimonio igualitario este miércoles, 12 de julio. De esta manera, la nación insular de Malta se convierte en el vigésimo quinto país del mundo y el décimo quinto de la Unión Europea que garantiza los mismos derechos a los matrimonios entre personas del mismo sexo y los de distinto sexo. « Es un voto histórico. Demuestra que nuestra sociedad está madurando. Ahora contamos con una sociedad de la que realmente podemos decir que es igualitaria», declara Joseph Muscat, Primer Ministro de Malta, asegurando que sería «discriminatorio» tener leyes distintas para matrimonios heterosexuales y para los homosexuales.


«Dulce como la miel», tal y como denominaron los griegos a esta pequeña nación de unos 440.000 habitante actualmente, Malta ha experimentado una modernización prodigiosa hacia la igualdad en los últimos años. Después de muchas disputas por su estratégica localización geográfica, consigue la independencia en 1964, para ingresar en la Unión Europea hace sólo trece años. Aprobar el divorcio en 2011 supone una auténtica revolución para un país que siempre ha legislado en función de las premisas religiosas y que si hace sólo ocho años era acusado de usar doble moral para los derechos del colectivo LGBT, hace sólo siete meses se convierte en el primer país europeo que prohibe y penaliza las terapias de conversión.

Si bien todavía no es legal el aborto en Malta, hace sólo tres años se legaliza la unión civil entre personas del mismo sexo, permitiendo igualmente la adopción a personas homosexuales, aunque haciéndolo sólo de manera unipersonal, no como pareja. Desde su aprobación en 2014, se formalizan hasta 141 uniones de parejas del mismo sexo, registrando igualmente 22 uniones de matrimonios de parejas celebrados en el extranjero, llegando incluso el año pasado a celebrarse mas uniones civiles que matrimonios a través de la iglesia.

Propuesta por la ministra de Igualdad, Helena Dalli, con la intención de «modernizar la institución del matrimonio» incluyendo a todas las parejas adultas que desean legalizar su situación, independientemente del sexo de sus miembros, la ley del matrimonio igualitario era una de las principales promesas electorales del Partido Laborista, que ganaba las elecciones hace poco más de un mes. Contando con el apoyo de los dos principales partidos de la oposición, la ley se ha aprobado con el voto de todas las fueras políticas a excepción del Partido Nacionalista, que ya se abstuviera en la votación de la ley de uniones civiles. Lo que le preocupa Edwin Vasallo, representante del partido Nacionalista, es la desaparición de los términos «esposo» y «esposa» o «madre» y «padre» en beneficio de uno más neutral, «cónyuge». Asimismo, la nueva ley también concede los mismos derechos de adopción a las parejas homosexuales de las que ya se benefician las heterosexuales.

«Yo puedo decidir que una algarroba y una naranja ya no se llamen así. Pero una algarroba sigue siendo una algarroba y una naranja sigue siendo una naranja. Y el matrimonio, diga lo que diga la ley, sigue siendo una unión eterna exclusiva de un hombre y una mujer», declaraba el arzobispo Charles Scicluna en una homilía cuando ya se había abierto el debate sobre el matrimonio igualitario en el parlamento. Ni la Iglesia Católica, ni los conservadores de centroderecha ha

FUENTE: UNIVERSO GAY




COMENTA LA NOTICIA