Le niegan la entrada a un bar en Londres, por llevar su medicación del VIH





Es habitual que en los porteros registren a los clientes en los establecimientos de ocio de Londres. Pero lo que no es normal es que al encontrar unas pastillas entre las pertenecías de uno de sus clientes, le nieguen la entrada a pesar de que les advirtiera que simplemente se trataba de su medicación para el VIH. Aunque lo que, desde luego, es insólito es que haya sucedido en uno de los establecimientos de ambiente más populares de Londres, G-A-Y Bar, ubicado en Old Compton Street, el pasado miércoles, 31 de mayo.


«Estaba delante de un montón de gente y me dijeron algo como 'No puedes traer esto al club' y yo le dije '¿Por qué?' Y ellos dijeron, 'Porque no puedes tomar píldoras en un club nocturno'», declara la víctima de este incidente, que no ha querido revelar su identidad y se refiere a si mismo simplemente como Oliver, y es VIH positivo desde hace poco más de dos años. A pesar de que se trataba de dos medicamentos muy conocidos, Truvada y Efavirenz, y de que uno de ellos estaba todavía dentro de su envoltorio original, que indicaba su nombre, le negaron igualmente la entrada porque no podía «probar» con un informe médico que se trataba de medicación.

También se ofreció a tomar las píldoras delante de ellos, como una manera de demostrar que no eran drogas ilegales, pero tampoco accedieron. Ni tampoco a custodiarlas pastillas para recogerlas a la salida. Ni siquiera a dejarle entrar después de tirarlas. «Sentí que era inapropiado. Bastante humillante», explica Oliver, sorprendido de que le suceda algo así en un bar de ambiente y que en otras ocasiones, ante una situación similar, le ha bastado explicar que se trata de su medicación para el VIH para que no le pusieran ningún tipo de problema para acceder a ningún sitio, aparte del hecho de que le hicieran pasar por esta situación delante de todo el mundo, sorprendido de que, al menos, no le hubieran pedido explicaciones de un modo más discreto.

El incidente ha causado gran malestar en algunas de las organizaciones benéficas relacionadas con el VIH del Reino Unido, que han solicitado la capacitación del personal de los establecimientos de ocio nocturno con el fin de que puedan resolver este tipo de situaciones sin humillar a las personas. De acuerdo con la Ley de Igualdad de 2010, en el Reino Unido no se puede negar la entrada a una persona a un establecimiento sólo por el hecho de que sea VIH positivo. Tras el incidente, Oliver ha contactado con G-A-Y Bar para que le dieran algún tipo de explicación, que sigue esperando a pesar de que el encargado le dijo que le «respondería en breve». Jeremy Joseph, propietario tanto de G-A-Y Bar como de G-A-Y Club, ha patrocinado anteriormente muchos eventos para la recaudación de fondos para organizaciones relacionadas con el VIH.

FUENTE: UNIVERSO GAY




COMENTA LA NOTICIA