Las Exposiciones del Muac De selfies y arte, un MOST de la temporada





Después de ver durante varios días publicidad sobre la exposición de Anish Kapoor, decidí visitar el Muac en Ciudad Universitaria; como no soy gran fan del <<arte contemporáneo>> no sabía que esperar realmente de la muestra, lo primero que me encuentro en la puerta de la sala es una cedula de presentación con un discurso bastante rebuscado, pero que prometía una experiencia diferente.

<<Anish Kapoor Arqueología: Biología>> es una muestra de 22 piezas que el artista realizó entre 1980 y 2015, dividido de una manera brillante en 4 salas con una iluminación adecuada; desde el inicio te encuentras con las creaciones de gran dimensión que juegan con los reflejos, las texturas y los colores; puedes acercarte y alejarte, rodear una y otra vez la pieza buscando desentrañar el mensaje tan obvio y por lo mismo tan oculto.

El artista de origen hindú ha revolucionado la concepción del << arte moderno>> explorar el lugar te lleva de asombro en asombro; no es necesario tener conceptos técnicos del tema para apreciarlo, tan es así que muchos de mis compañeros de recorrido aprovecharon cuanta superficie reflejante encontraron para tomarse la tradicional <<selfie>> y no lo duden también con filtro de <<snap chat>>. Otros cuantos más curiosos se animaron a que les dolieran los ojos por explorar a detalle las figuras con sensación de profundidad infinita, las esculturas de concreto o esa sala final que es mejor que vean con sus propios ojos. Salí bastante complacido con la experiencia que lejos de pretenciosa termina siendo enriquecedora.

Mi mayor sorpresa llegaría después, entre los pasillos del museo encontré una exposición eclipsada por la difusión mediática que tiene la de <<Kapoor>> entre las salas blancas aparecen esas ventanas dedicadas al silencio y la nostalgia, la muestra es llamada <<Azul de Prusia>> de <<Yishai Jusidman>> quien nos muestra la desolación y frialdad del holocausto; de nueva cuenta luciéndose por el discurso museográfico, el recorrido de los cuadros logra profundizarnos en las emociones que transmite este color, creado en Berlín en 1704, convertido en el color del ejercito prusiano y encontrado en las paredes de las cámaras de gas derivado de los pesticidas utilizados en estos campos de exterminio.

Los cuadros que nos muestran diferentes espacios arquitectónicos ligados a los campos de hacinamiento, se encuentran en este tinte <<azul Prusia>>, mostrando lo crudo de la época y de manera poética el simbolismo de que aquel desastre humanitario. Un ambiente de desolación puede invadirte al recorrer esos pasillos, el artista te invita a sentir el silencio, a hurgar en lo íntimo de la memoria y remover emociones profundas.

A diferencia de la primera exposición que visité, esta me atrajo por su manera íntima de generar emociones, el contraste de las paredes blancas con los cuadros azules y las luces frías te permiten adentrarte en un mundo de nostalgia y reflexión.

Disfruten de estas muestras, desde el momento de conocer y reconocer esas emociones que evocan el arte, hasta despojarse de la idea tradicional que muchos guardamos de la experiencia en los museos. Una sugerencia final, los domingos el boleto está a mitad de precio.

Por Charlie Ureña para Boy4ME

Twitter: @Charlie_Urena



COMENTA LA NOTICIA