La activista transexual Kasandra Villamar, con pronóstico grave tras intento de asesinato





«¡Auxilio, auxilio!» proviniendo de una voz casi sin fuerza es lo que escuchan dos clientes de la floristería Infinity, propiedad de Kasandra Villamar, una activista transexual, integrante del colectivo Horizontes Diversos, cuando se disponen a abandonar el establecimiento al ver que nadie sale a tenderles este lunes, 10 de julio, en la localidad ecuatoriana de Manta. Las dos señoras se aventuran por un pasillo hasta subir unas escaleras que les llevan hasta la segunda planta del local, para descubrir que el suelo está lleno de sangre, donde más adelante yace Villamar, víctima de un intento de asesinato, con varias puñaladas en el tórax, el cuello y la cabeza y en estado de schock.

«Realmente su estado de salud es grave. Mientras esté recibiendo aire a través de una máquina, continuará en estado crítico», declara el doctor Víctor Cevallos, subdirector de especialidades quirúrgicas del Hospital Rafael Rodríguez Zambrano, donde ha sido ingresada y quien ha explicado que su paciente presenta múltiples heridas cortantes alrededor de la cabeza, varias puñaladas en el cuello y una herida en el tórax producida con un artilugio punzante que ha llegado a penetrar hasta perforar uno de sus pulmones, motivo por el que necesita respiración asistida y su pronostico sigue siendo grave.

«Ninguna de las hipótesis debemos descartarlas, porque estamos en proceso de investigación», señala el coronel Luis Cano, jefe de operaciones de la policía de Manta, refiriéndose a que el intento de asesinato se produce dentro de la floristería, barajando diferentes posibilidades, como que la agresión pudiera haber sido consecuencia de un intento de robo frustrado, de alguna discusión con alguna persona con la que mantuviera relación sentimental, o incluso que pueda haber sido víctima de un crimen de odio dada su condición de activista transexual.

«Sabemos que el atentado se registró dentro de su local, y como colectivo de transexuales rechazamos la agresión brutal. Ella está delicada», declara Fergie Chantal Catagua, vicepresidenta del colectivo Horizontes Diversos, condenando la agresión sufrida por su compañera, independientemente del motivo que haya originado. «Como trabajamos en gabinetes o peluquerías, los delincuentes creen que tenemos dinero y por eso nos agreden mientras nos asaltan», explica otra activista, Chavica Moreira, manifestando que no es el primer caso en el que una persona transexual es víctima de la delincuencia común en Manta. En este mismo año, han sido denunciadas otras 3 agresiones más a personas transexuales: una en los alrededores de una discoteca, otra en un establecimiento de alterne y una tercera en relación a una riña callejera producida en la parroquia de Eloy Alfaro.

FUENTE: UNIVERSO GAY




COMENTA LA NOTICIA