Japón cambia los espejos de los coches por cámaras





Es el primer país que permite cambiar los espejos de los coches por cámaras, que cumplen con la misma función que los retrovisores.

Las nuevas tecnologías están moldeando el sector de la automoción cada vez con mayor ímpetu. Las tendencias que más resaltan son el coche conectado y la conducción autónoma, pero lo cierto es que hay otros campos más modestos, que no implican una modificación integral del vehículo, donde las nuevas tecnologías están dejando su impronta. Entre estos campos están los espejos retrovisores. Un método sencillo y muy efectivo para que el conductor pueda ver lo que hay detrás y a los lados.

Los espejos retrovisores han cumplido a la perfección con la tarea para la que se inventaron. Y su uso resulta imprescindible para la conducción. Sin embargo, tal vez sea hora de dar un paso más allá y modernizar el sistema. Es lo que han pensado en Japón, que se ha convertido en el primer país en aprobar la sustitución de los espejos retrovisores en los coches por cámaras e imágenes en vídeo.

El conductor tiene así imágenes en tiempo real de la carretera en lugar de un reflejo limitado. Esto quiere decir que las cámaras pueden sobreponerse a los dichosos puntos ciegos que siempre se crean con los retrovisores de espejo. De esta forma el conductor podrá tener una mejor perspectiva de la carretera con un sistema de cámaras.

Los diseñadores de coches llevan tiempo pensando en la sustitución de los espejos de los coches por cámaras. Tanto es así que muchos prototipos no suelen llevar retrovisores, para contar con una aerodinámica más pulida. Pero una cosa es el diseño de un prototipo y otra el de un modelo comercial, que tiene que ajustarse a unas regulaciones que se han ido forjando a lo largo de décadas.

Espejos de los coches por cámaras

A partir de ahora en Japón sí se podrán sacar a la venta modelos que hayan sustituido los espejos de los coches por cámaras. Con la tecnología actual se pueden enviar en tiempo real las imágenes de las cámaras a las pantallas estratégicamente dispuestas para que al conductor le sea cómodo consultarla.

La instalación de un sistema de cámaras en lugar de espejos también tiene otras ventajas aparte de las puramente visuales. El diseño del coche es más aerodinámico, con lo que se mejora la eficiencia y se reduce el consumo de combustible. A nivel técnico, cuando llueve o es de noche la imagen se puede compensar digitalmente para que se vea mejor.

Por el momento no hay vehículos a la venta con cámaras en lugar de espejos, pero la empresa Ichikoh, proveedor especializado en este campo, ha señalado que ha estado trabajando con un cliente que lanzará un coche de este tipo en agosto.

FUENTE: Blog Think Big




COMENTA LA NOTICIA