Interponen queja contra 27 ministros opuestos al Matrimonio Igualitario





La agrupación Agenda LGBT interpuso una queja ante la Dirección de Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación en contra de 27 ministros de culto, 25 de ellos católicos, por los dichoshomofóbicos que han vertido en su afán de frenar los cambios constitucionales anunciados por el presidente Enrique Peña Nieto respecto al matrimonio, lo cual dará reconocimiento como tal a las uniones de personas del mismo sexo.

Jaime López Vela, fundador de Agenda LGBT, aseguró que esas declaraciones no pueden considerarse libertad de expresión, puesto que la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó en marzo de 2013 que existe una diferencia entre la misma y manifestaciones que discriminan, como son las de corte homofóbico.

Indicó que ante este clima de agresiones hacia la comunidad lésbico gay se presentó el pasado 3 de agosto un punto de acuerdo ante la comisión permanente del Congreso para que se exhorte a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a realizar una campaña para promocionar los derechos humanos sobre orientación sexual e identidad de género.

En la queja se incluye a los cardenales Norberto Rivera Carrera, Juan Sandoval Íñiguez (emérito) y a Francisco Robles Ortega (presidente de la CEM), así como los presbíteros voceros de la arquidiócesis de México y de la diócesis de Culiacán, Hugo Valdemar Romero y Esteban Robles Sánchez, respectivamente.

También figuran Eugenio Lira Rugarcía, ex secretario general de la CEM y obispo auxiliar de Puebla; Jonás Guerrero Corona, obispo de Culiacán; Carlos Briseño, obispo auxiliar de la Ciudad de México; Francisco Javier Chavolla Ramos, de Toluca; Ramón Castro Castro, de Cuernavaca, y Antonio González Sánchez, de Ciudad Victoria, entre otros.

Asimismo, el pastor Dimas Bravo, de la iglesia cristiana Torre Fuerte de Chiapas, y Eliezer Gutiérrez Avelar, vocero nacional de la iglesia Luz del Mundo.

En entrevista aparte, Arturo Carrasco, integrante de la iglesia anglicana en México, consideró que los dichos de los jerarcas son fundamentalismos que no contribuyen al clima de tolerancia, de armonía y de paz que necesitamos, aunque ellos se deslindan diciendo que no hay ninguna intención homofóbica, la verdad es que los adjetivos que utilizan terminan siendo homofóbicos, y seguramente podrían impulsar a alguno de sus miembros a tomar medidas más radicales.

Tras invitarlos a reconsiderar sus comentarios, Carrasco cuestionó que se escandalicen por la homosexualidad adulta y encubren pederastas.

López Vela remarcó que el perdón público no es suficiente en estos casos. Está la ley de asociaciones religiosas y culto público que establece que cuando los ministros de culto violan la ley deben ser sujetos de sanciones, y entre ellas está retirar el registro a la asociación religiosa.

FUENTE: La Jornada




COMENTA LA NOTICIA