Instagram, una bomba para la salud mental de los jóvenes





Lo habrás visto decenas de veces: vas paseando por una zona con vistas llamativas y ahí está la clásica pareja poniendo morritos ante un palo de selfie; esa foto no cabe duda de que tiene todos los boletos de acabar engordando algún perfil de Instagram, una de las redes sociales más populares entre los jóvenes. El protagonista de la foto, aunque pueda pensar lo contrario, busca reconocimiento y que sus seguidores se deshagan a 'me gusta' o inunden la instantánea con comentarios positivos.

Pero... ¿Qué sucede cuando es al contrario? La adolescencia sigue siendo una etapa de la vida en la que se cimenta la personalidad, y aquellos jóvenes con la autoestima baja o algún tipo de desequilibrio emocional pueden sufrir más allá de lo que puede ser un simple desencanto un comentario hiriente o negativo. Esto ha sido corroborado por un estudio llevado a cabo por la Royal Society Publich Health (RSPH).

En este estudio se ha entrevistado a más de 1.500 jóvenes, todos ellos usuarios de la red social, y pese a que la mayoría alababa su potencial a la hora de servir como herramienta de expresión y socialización, también fue relacionada con trastornos psicológicos como la ansiedad, la depresión o más abiertamente, a conductas destructivas como el bullying. Instagram fue la red que salió peor parada, frente a las buenas notas recibidas por YouTube, la mejor calificada del estudio.

En este sentido, los expertos advierten que pasar más de dos horas al día -sobre todo, en esta etapa de la vida- centrado en las redes sociales, puede resultar perjudicial para la salud mental, y no solo por los potenciales comentarios negativos a una foto. Ver a todos nuestros amigos de vacaciones en lugares exóticos o en situaciones vitales que puedan percibirse como mejores, también pueden hacernos sentir mejor. Asi que ya se sabe, no hay problema en dejar el móvil atrás algunas horas al día...

FUENTE: engadget




COMENTA LA NOTICIA