Esta es la razón por la que el Estado Islámico atacó el concierto de Ariana Grande





Tras el trágico atentado ocurrido en Mánchester durante el concierto de Ariana Grande se han cuestionado los motivos que habrían llevado al Estados Islámico a elegir el show de la intérprete pop estadounidense para perpetuar tan inhumano acto.

James Harkin, periodista y analista londinense, asegura,en una columna publicada en el periódico británico Daily Mail, que no fue una elección dictada por el azar, que tras ella hay una “explicación” a fondo. De acuerdo con Harkin, Ariana representa todo aquello que los islamistas odian.

“La respuesta sombría puede estar en el hecho de que usa trajes reveladores, medias, orejas rosadas de conejito y tiene una descarada confianza sexual. Ariana es un símbolo de todo lo que los islamistas odian”, asegura.

De acuerdo con el analista, el estado Islámico dirige sus acciones por la interpretación medieval del Corán, en la que casi todo acerca de la música y el estilo de vida occidental está prohibido y merece pena de muerte.

De hecho, cuando el Estados Islámico se adjudicó el atentado, declararon: "Los artefactos explosivos fueron detonados en una desvergonzada sala de conciertos".

"Las canciones y la música están prohibidas en el Islam, ya que evitan el recuerdo de Dios y del Corán. Son una tentación y la corrupción del corazón”, publicó hace unos años la misma organización terrorista.

El también director del Centro de Periodismo de Investigación en Londres y corresponsal en Siria asegura que en territorio del Estado Islámico los militantes prestaban más atención a la longitud de las barbas de los hombres y al contenido de sus celulares que a su política .

“En su escala de castigos, me dijeron, una sola canción pop fue castigada con entre 30 y 40 latigazos con un látigo o palo. En otro incidente en 2015, un grupo de músicos fue condenado a 90 latigazos cada uno por el "delito" de tocar un teclado electrónico”, explica. “Como los inquisidores medievales, los conversos al Estado Islámico ven a Satanás (shaytan) y a seres sobrenaturales (jinns) por todas partes y en cualquier cosa”.

En el mismo sentido, Ariana rompe con la idealización de la mujer del Estado Islámico, que ve a las mujeres como intrínsecamente sospechosas y se ven obligadas a cubrirse y usar el velo facial cuando están afuera y nunca deben salir de casa sin un "chaperón".

Tras narrar varios casos de castigo y de asesinato de personas en situaciones que rompían con sus normas, como la explosión de un coche bomba afuera de un club nocturno en Londres donde se celebrara una “ladies' night”, el analista concluye: “Su guerra no es tanto con nuestros gobiernos sino con los valores que todos vivimos, por lo que están dispuestos a matar a inocentes niñas aferradas a globos rosas en una noche con sus madres en un concierto pop”.

FUENTE: Quien




COMENTA LA NOTICIA