El Gay Panic, la tendencia homófoba que busca cada vez más apoyos





¿Qué es el GAY PANIC? ¿Existe realmente esta TENDENCIA HOMÓFOBA?

Hay un concepto del que se está hablando mucho últimamente en los países anglosajones, y es positivo hablar de ello y dejar claro lo que significa y qué repercusiones puede tener. Se trata del "gay panic".

¿Qué es el gay panic?

El gay panic es una teoría que asegura y celebra que los heterosexuales reaccionen de forma natural con miedo y rabia después de ver actos homosexuales. Sí, es una tendencia que muchos homófobos intentan instaurar para poder justificar tooodos lo actos de homofobia que llevan a cabo constantemente.

Es decir, que esto justificaría que critiquen que dos hombres se besen en público, que puedan hacer bromas sobre "mantenerse apartado" de un gay por si le acosa o le viola, y muchísimas más cosas que vemos cada día, todo con la excusa de "es una reacción natural del cuerpo humano heterosexual". Vamos, una forma increíble de defender la homofobia, y que incluso se ha intentado probar que es algo real y existente.

Sí, se ha intentado relacionar con la medicina y la psicología, asegurando que es un instinto natural de los heterosexuales. Vamos, que prácticamente vienen a decir que los heterosexuales que no respondan de forma homófoba ante una persona gay son también "desviados".

La prueba científica: el gay panic no existe

Esta semana se ha realizado un estudio en el Psychology and Sexuality Journal que, obviamente, demuestra que este concepto no tiene ninguún fundamento real. Como no podía ser de otra manera.

Se realizaron pruebas con hombres heterosexuales a los que se mostraron imágenes de homosexuales mostrando cariño o incluso practicando sexo, y al final la tolerancia ganó por goleada a la homofobia.

Al final, el gay panic se resume en algo muy sencillo: los homófobos son tan cobardes que ni siquiera reconocen que son homófobos, así que buscan cualquier salida para poder justificar de forma "legal" o "natural" que es su reacción. Su reacción tiene un nombre y es más viejo que mear: se llama HOMOFOBIA y cuando antes lo reconozcan, más rápidamente entenderán que el odio no nos lleva a ningún sitio.

En fin, que el gay panic es una burda excusa para odiar, pero no existe realmente ni tiene un fundamento real.

FUENTE: cromosomax




COMENTA LA NOTICIA