El blanqueamiento de pene es la última tendencia gay en cosmética





Blanqueamiento de PENE: la última moda entre la comunidad gay.

Las tendencias en cosmética y cirugía no son extrañas para el mundo gay. Es un hecho que todos, hombres y mujeres, independientemente de la orientación o identidad sexual, somos más coquetos y queremos cuidarnos. Aunque a veces parece que estas modas estéticas puedan parecer una locura y que las creen para confirmarnos que, realmente, todo no está inventado.

Si hace unos años llegó la moda del blanqueamiento anal, que pretende homogeneizar el color del ano con el del resto del cuerpo (siempre es un poco más oscuro), ahora la moda del blanqueamiento llega nada más y nada menos que a nuestros penes.

Tailandia, como no podía ser de otra manera, es el país en el que ha empezado esta moda y al que cada vez más hombres ricos y con mucho tiempo libre acuden para blanquearse el pene.

El funcionamiento es sencillo: mediante láser, se blanquea la piel del pene. El hospital Lelux en Bangkok asegura que se ha disparado el número de hombres que han acudido a probar esta nueva tendencia en cosmética genital. Aseguran que en poco tiempo son 100 las personas que han elegido este tratamiento, principalmente hombres LGBT. En todos los casos hay que destacar que se trata de hombres que consideran que el color de su pene es sustancialmente más oscuro que el del resto de su piel, y por ello buscan igualar el color.

Varios expertos avisan de que este tipo de procedimientos se debe llevar a cabo con mucho cuidado, ya que la piel de la zona genital es extremadamente sensible.

El precio es bastante asequible: 650 dólares por 5 sesiones en las que aseguran que te blanquean el pene. Pero el propio ministerio de salud de Tailandia avisa de lo importante que es chequearse periódicamente, ya que sino el pigmento puede volver a salir y te puedes encontrar con manchas en el pene.

Todo lo que sean nuevas tendencias, aunque parezcan un poco locas, siempre serán bienvenidas, pero siempre con salud y cabeza.

FUENTE: cromosomax




COMENTA LA NOTICIA