De cuando te urge encontrar el amor - Roes en Boy4ME





¿Conoces a alguien que siempre se esté quejando porque no encuentra un hombre que valga la pena? Peor aún, ¿eres tú de esos que pasan los días esperando a que un tipo por el que sientas atracción la sienta también por ti? No nos hagamos weyes, la neta es que muchos de nosotros hemos pasado por esas etapas en las que simplemente deseas enamorarte, conocer a alguien que pueda iluminar nuestras mañanas y destender nuestras camas por las noches.

Publicacion_40.2.jpg

Espera, que no se trata de esos casos en donde estás urgido por encontrar al amor de tu vida, sino en uno de aquellos en donde quieres empezar a conocer a alguien, gustarse, convivir y dejar que las cosas fluyan para ver qué sucede más adelante. Y bueno, la verdad es que tras salir con varios, acostarse con otros cuantos y quedar harto de muchos, cuando llega por fin un hombre que te mueve el tapete, las cortinas y hasta las almohadas, se convierte en el momento de oro que tanto estabas esperando.

La ilusión vuelve a tu vida, el mundo toma un color más chingón y todos los días despiertas con una sonrisa, te empiezas a enamorar y sientes como las jodidas mariposas van haciendo su nido entre tus tripas. ¿Recuerdas qué tipo de novio querías y cómo decías que ibas a cuidar y trabajar en la relación una vez que encontraras a alguien que EN SERIO valiera la pena? Y de repente… ¡CHÍNGALE! Inconscientemente la empiezas a cagar.

¿Por qué? ¿Por qué? ¡¿POR QUÉ?! Ya conociste a un tipo que sí te quiere, que te cuida, que te valora, y en menos de lo que empezaron los memes tras la caída de Madonna ya estás metiendo tu cabeza en la guillotina del amors. Por mucho tiempo pensé que era simple estupidez sin sentido, pero he llegado a la conclusión de que cuando esas cosas suceden, no sólo son producto de la inseguridad, sino un indicativo más de que la neta ese wey te gusta un chingo.

¿No me creen? Cuando alguien no te gusta no lo celas, cuando de plano no sientes nada no te importa si te escribe o no, y cuando definitivamente no te interesa te vale tres kilos de verga de mono africano si no se ven por semanas. Cuando eres un tipo con tendencias a la inseguridad, los celos y el drama, el que te guste alguien demasiado es equivalente al alcohol para los adictos rehabilitados, por más que te empeñes en cuidar la relación y diario te propongas no arruinarla, la tentación está ahí cada que tarda en contestar un mensaje, cuando te dice que saldrá con amigos, y mucho más cuando no responde a tus llamadas. Poco a poco vamos echándole un montón más de tierra a nuestro cuerpo, hasta que es uno mismo el que se entierra y no sólo se impide respirar, sino que también le corta el aire al otro… Hasta que te mandan a la mierda.

Publicacion_40.3.png

Pero la moneda tiene dos caras. ¿Qué es lo que pasa cuando eres tú el que pone todo de sí mismo, el que cumple con su parte del trato y es la otra persona la que demuestra no estar en la misma sintonía? Seamos más claros, hablemos de cuando tu ligue/novio o como le quieras llamar también estaba entusiasmado con la idea estar juntos y de repente se da cuenta de que quizá no está listo para tener algo formal, para cambiar su libertad por el compromiso, para dejar de salir con otros y estar sólo con uno. ¡Pasa más seguido de lo que parece! A veces por más que te guste alguien y empieces a tener sentimientos, el sentir que vas perdiendo tu libertad se convierte en miedo, y el miedo se convierte en distancia. Poco a poco deja de llamar, de responder, de verte. Su mente y cuerpo empiezan a dudar de seguir adelante y no le queda más que evitarte para no lastimarte. ¿Pero acaso eso no lastima más que la verdad?

Todos sabemos que ninguna relación es perfecta, que un noviazgo es algo en lo que se tiene que trabajar día con día, que si bien muchas veces las cosas pueden salir mal, que nos pueden lastimar o podemos lastimar a alguien, la cuestión no está en ver siempre el lado oscuro de la luna, sino en enfocarse en la parte brillante que hay en ella. No está padre andar por la vida con el vestido de novia en la mochila, mucho menos navegar con bandera de soltero empedernido, pero tampoco está padre que si llega la oportunidad de ser felices con alguien que también quiere lo mismo, lo desaprovechemos ya sea porque nuestras inseguridades personales empiezan a jugar con nuestra mente, o porque de repente nos demos cuenta de que “dice mi mamá que siempre no” y eso no era lo que queríamos. Alguna vez alguien me dijo que todo está basado en la verdad, y que siempre que ésta exista, una relación puede sobrevivir a cualquier cosa.

No vayas por la vida rogando amor a nadie, no despiertes esperando que cualquier tipo que te cruzas pueda ser el hombre que va a cambiar tu destino. Total, lo que tenga que ser será, y así como el universo conspira para quitarnos personas del camino, también lo hace para poner a las correctas en el momento indicado. Y si ya lo conociste, o lo conoces próximamente, toma en cuenta que no es el amor lo que sustenta una relación, es el modo de relacionarse lo que sustenta el amor.

¡Ay, qué cursi! Pero qué cierto.

Por Juan Carlos Roes para Boy4ME

Twitter: @jc_roes

Facebook: JuanCarlos Roes

Gmail: jcr035@gmail.com

#BlogRoes: juancarlosroes.blogspot.mx

#NoTanRosa: roesnotanrosa.blogspot.mx



COMENTA LA NOTICIA