Como tratar la tendinitis en el hombro





La tendinitis en el hombro es una lesión que genera una inflamación en los tendones ubicados en la zona que permite en movimiento del hombro. Este tipo de condición suele ser generada por microtraumatismos repetidos en los tendones de esta zona. Este tipo de lesión suele ser explicada como que el tendón de la zona del hombro, se impacta de manera constante contra el hueso, algo que no ocurre durante la función normal del hombro.

Tendinitis en el hombro síntomas

La tendinitis en el hombro cuenta con los siguientes síntomas; se genera un dolor en el arco del hombro cada vez que se levantan el brazo o cuando este se mantiene recto, este tipo de dolor, también puede afectar a la parte superior del brazo, específicamente del codo hacia arriba. Si la lesión se ha visto agravada, el hombro puede doler incluso en posiciones de reposo.

Para que un médico logre detectar esta lesión, deberá basarse en los síntomas antes señalados, además de una serie de pruebas médicas. Por lo general, una ecografía es el método más sencillo de detectar este problema, así como todas las lesiones asociadas a esta zona.

En la visita al médico, también se nos puede señalar que la tendinitis del hombro es un desorden progresivo el cual con frecuencia, coexiste con otro problema como una bursitis de hombro o tendinitis bicipital. Si el problema no es detenido, este puede deteriorar ciertas zonas, produciendo hasta desgarros que deberán ser corregidos con cirugía.

A pesar de lo antes señalado, la buena noticia, es que la mayoría de las tendinitis de hombro son reversibles y pueden ser tratada con éxito sin una cirugía o tratamientos severos.

Tratamientos para la tendinitis de hombro

La tendinitis en el hombro suele contar con ciertas fases para generar un tratamiento efectivo. En palabras más simples, este tipo de problema requiere de una rehabilitación especifica en la zona afectada.

La primera fase de la rehabilitación, es el controlar el dolor y reducir la inflamación en la zona. Tal como sucede con la mayoría de lesiones que son suaves, para reducir el dolor e inflamación, se requiere de reposo, una base donde apoyar la zona y si es posible, la aplicación externa de hielo.

En la fase temprana de este problema, es muy probable que el paciente sea incapaz de levantar su brazo o dormir cómodamente por las molestias, es debido a esto, que los pacientes deben dejar de hacer cualquier movimiento que genere dolor. Por el lado del hielo, este elemento se considera como una modalidad simple y eficaz para reducir el dolor y la hinchazón. Ante cualquier dolor relacionado con una inflamación, se deberá aplicar hielo entre 20 a 30 minutos, cada dos horas. También se puede aplicar hielo a una lesión cuando esta comienza a tomar una temperatura tibia o caliente.

El uso de antinflamatorios: Mientras que el consumo de ciertos productos antiinflamatorios pueden reducir el dolor en la zona, se recomienda evitar estos tipos de medicamentos en fases iniciales de la lesión, específicamente, en plazos de entre 48 a 72 horas, debido a que puede fomentar la excesiva circulación de sangre en dicha zona, lo que puede ser perjudicial para este tipo de lesión en su fase inicial.

Protección adecuada: Para inmovilizar la zona y proteger el tendón para evitar daños mayores, es posible que se necesite la instalación de un cabestrillo o con cintas para evitar el aumento del dolor. En múltiples casos, este tipo de medidas, puede significar que el paciente necesitara dormir relativamente en vertical o con la ayuda de almohadas, por lo general, este tipo de precauciones son analizadas por un fisioterapeuta.

Este tipo de lesión suelen recurrir una visita a un fisioterapeuta que nos guiará y utilizara una variedad de técnicas que incluyen ejercicios para aliviar el dolor, masaje en la zona e incluso el uso de acupuntura.

Si la zona se protege adecuadamente, los tejidos lesionados se curaran fácilmente.

La tendinitis en el hombro pueden tomar varias semanas para sanar, por lo general, el plazo mínimo es de seis semanas, debido a que este tipo de lesión suelen ser reparadas por el cuerpo al generar nuevo tejido que remplazara el dañado. Durante el período de tiempo de curación, se debe contar con un trabajo de remodelado del tejido nuevo, para evitar bultos o que potencialmente, se vuelva a generar la lesión en el futuro.

FUENTE: Buena salud




COMENTA LA NOTICIA