Como combatir el acné si aún a los 30s lo sigues padeciendo





Generalmente se piensa que al acné es solo parte de la adolescencia, pero es posible sufrir acné a los 30 años y sus causas son variadas. El acné en los adultos se presenta como lesiones inflamadas que afectan principalmente a las mujeres, donde la formación de un grano en el folículo del vello lo puede provocar; al igual que la producción excesiva de sebo producto de problemas hormonales, bacterias e inflamaciones relacionadas con el uso de protector solar, medicamentos y maquillaje.

Debido a los desequilibrios hormonales, el acné es más frecuente en mujeres adultas, lo mismo ocurre cuando aparecen lesiones o quistes en los ovarios. Esto provoca que los brotes crezcan en áreas específicas del rostro como mejillas y mentón, además de ser acompañado por aumento del vello corporal y alteraciones en el periodo menstrual. Pero el tabaco y el estrés también son causantes del acné en adultos.

Acné a los 30 remedios naturales

Los baños de vapor son muy útiles para trata el acné a los 30, ya que son una limpieza profunda de la piel y se puede realizar al colocar en una cacerola agua hirviendo, agregando algunas gotas de aceite esencial de enebro o árbol de té. Se acerca el rostro al vapor de la cacerola y se cubre la cabeza con una toalla teniendo mucho cuidado, de esta forma la piel absorberá el vapor y se comenzarán a abrir los poros, esto se debe realizar durante 10 minutos.

Los antisépticos naturales también son efectivos para el acné a los 30 años, ayudando a disminuir el brote de acné, para lo que se puede utilizar miel, aceite esencial de lavanda, aceite esencial de árbol de té o extracto de caléndula con vitamina E. Cualquiera de estos productos se puede aplicar cada día sobre los brotes para ir eliminándolos, sin olvidar que es muy importante limpiar, tonificar e hidratar la piel para evitar la obstrucción de los poros.

El vinagre de manzana ayuda a eliminar las bacterias que causan el acné y además ayuda a equilibrar el pH de la piel, destacando que además es un astringente natural que ayuda a eliminar el exceso de grasa. Para utilizarlo se mezcla una proporción de una cucharada de vinagre de manzana y tres cucharadas de agua, se moja un algodón con esta mezcla y se aplica sobre los brotes de acné; se deja actuar 10 minutos y se lava la piel, realizando esto tres veces al día.

El té verde es una infusión con grandes propiedades antioxidantes, pero no solo se pueden percibir sus beneficios de forma interior, ya que también es muy útil para tratar el acné a los 30 si se utiliza de forma externa; ya que ayuda a reducir la producción de sebo gracias a su contenido de epigalocatequina-3 galato, antioxidante que además reduce la inflamación y el crecimiento de bacterias en la piel. Para esto se colocan dos cucharadas de hojas de té sueltas o una bolsa de té verde en un recipiente y se vierte una taza de agua hirviendo, se deja reposar 5 minutos y se filtra, dejando enfriar a una temperatura agradable para luego verter en una botella con atomizador el líquido con el que se debe rociar la cara. Aunque otra opción es mojar este líquido con un algodón para aplicar sobre los brotes del rostro.

Una dieta equilibrada rica en frutas y vegetales, además de beber abundante agua es muy necesario para combatir el acné a los 30 años y en adultos de más edad; sin olvidar que erradicar hábitos como el tabaco, alcohol y la falta de sueño es necesario porque agravan los brotes. Por otro lado, para controlar la producción excesiva de sebo, se deben consumir alimentos ricos en beta carotenos como zanahorias, manzanas, espárragos, mango, espinacas, melón, camote y durazno.

Los ácidos omega-3 son necesarios para tener una piel sana, impidiendo que el sebo tape los poros y provoquen acné, donde el aceite de soya, salmón, almendras y truchas son alimentos ricos en estos ácidos grasos.

Para regular los niveles hormonales y evitar las lesiones de acné, se debe consumir vitamina B6 donde alimentos como el camote, atún, semillas de girasol, papas, arroz silvestre, pollo y plátano son recomendados. Mientras que el zinc ayuda a fortalecer el sistema inmunitario, reduciendo la inflamación de la piel y manteniendo equilibrada las hormonas, debiendo comer pavo, cordero, trigo, ostiones, cangrejo, pollo y cebada.

FUENTE: Buena Salud




COMENTA LA NOTICIA