Comienzan juicio contra una secta religiosa que agredió a Matthew Fenner por ser gay





Una ministra de Carolina del Norte «dirigió y participó en» una paliza a un congregante al que agredieron para expulsar sus «demonios homosexuales», según ha defendido este jueves, 1 de junio, el fiscal Garland Byers en la declaración de apertura del juicio contra Brooke Covington, de 58 años de edad, ministro de Word of Faith Fellowship (Congregación de la Palabra de la Fe, en español) en Spindale, Carolina del Norte, quien está acusada de secuestrar y agredir a un ex miembro de su iglesia, Matthew Fenner, por ser homosexual. Se enfrenta a una pena de hasta dos años de prisión.


Junto a Covington también están acusados otros cuatro miembros de su congregación: Justin Covington, de 20 años de edad, Robert Walker Jr., de 26, Adam Bartley, de 25 años, y Sarah Covington Anderson, de 27 años de edad, quienes serán juzgados en procesos individuales, por separado. A pesar de que no está clara la relación que mantiene con la acusada principal, todos ellos declaran como su residencia el mismo domicilio de Rutherfordton.

De 23 años de edad actualmente, Fenner se une a la congregación, junto con su madre y su hermano, en 2010. Sostiene que el 27 de enero de 2013, se dirige hacia la salida, después de un servicio, cuando alrededor de dos docenas de personas lo rodean y le dan una paliza que se extiende a lo largo de dos horas, en lo que parece un ritual de la congregación para expulsar sus «demonios homosexuales». Durante esta experiencia, Fenner llega a pensar «que iba a desmayarse», cuestionándose también si llegaría a morir, según ha declarado Byers al jurado. Sin embrago, David Teddey, abogado de la acusada, explica el incidente de otra manera, hablando de una oración que ofrecen a Fenner a través de un ritual que no habría durado más de 15 o 20 minutos, que concluye cuando Fenner abraza a los demás feligreses y abandona la iglesia.

Si Bien Fenner tiene varios testigos que avalan su testimonio, también han surgido personas que sostienen haber sufrido el mismo tipo de agresiones. Hasta 43 ex miembros de la Congregación de la Palabra de la Fe sostienen que era habitaul ser golpeados, ahogados, tirados al suelo o lanzados a la pared de una forma violenta como una manera de liberación para «purificar» a los pecadores y derrotar sus demonios. La defensa ha estado tratando de que el juicio no tenga lugar en el condado de Rutherford debido a la publicidad negativa sobre las prácticas de la iglesia. Al no conseguir su objetivo, lo que sí les han concedido es que el jurado esté formado pro personas de otra zona geográfica.

En cualquier caso, todo lo referente al caso se encuentra bajo sospecha, después de que se revelara que la iglesia había ordenado a sus congregantes que mintieran sobre las denuncias de abuso que se estaban investigando. Un fiscal de distrito y un trabajador social han renunciado de sus puestos laborales después de que se descubriera que estaban los que han estado proporcionando orientación sobre las respuestas que tenían que dar a los investigadores. Liderada actualmente por Brooke Covington, la secta fue fundada en 1979 por Jane Whaley, antigua profesora de matemáticas, y su marido, Sam, antiguo vendedor de coches de segunda mano. Desde entonces su congregación ha crecido de unos pocos seguidores a 750 miembros en Carolina del Norte y casi 2000 en iglesias de Brasil y Ghana, además de tener afiliaciones en otros países.

FUENTE: UNIVERSO GAY




COMENTA LA NOTICIA