Cog* sin condón y me contagiaron de sífilis - Roes en Boy4ME





Desde hace algunas semanas las personas a mí alrededor me han notado raro. Sí, aún más de lo normal. Es lógico que se hayan dado cuenta de mis repentinos cambios de humor y el no tan sutil alejamiento, como si estuviera teniendo mi periodo o algo así. Girly style.

Muchos lo han tomado como otra de mis etapas raras y decidieron no hacer nada, otros se han preocupado e intentado acercarse, pero tampoco con mucho éxito. El punto es, que aunque sí soy un tanto extraño y solitario, en esta ocasión sí tenía un motivo de peso. Me diagnosticaron sífilis.

No es necesario que les explique cómo supe que la contraje, es lógico que había cogido con alguien contagiado, y sin protección. Y desde el día del diagnóstico me cerré por completo a todos. Vamos, que ya sé que no es una enfermedad terminal ni extremadamente peligrosa, pero sé que cualquiera que sea la enfermedad que te transmiten sexualmente, no está padre. Mi mente se puso a chambear más de lo habitual e intentaba deducir quién había sido el responsable. Un solo nombre llegaba a mi cabeza.

¿Quién era? Eso es lo de menos, mi coraje no se dirigió hacia él, sino hacia mí mismo. Me recriminé una y otra vez el haber sido tan estúpido como para hacer algo que todos sabemos que nos puede perjudicar, y muy cabrón. Sí, quizá muchos corren con la suerte de salir ilesos del bareback, y los envidié a todos y cada uno de ellos, pero uno nunca sabe cuándo dejará de ser su día de suerte. Total, me sentí una mierda por no cuidar de mí y empecé un tratamiento.

Negativo.jpg

Si ni yo mismo podía aceptar qué me estaba pasando, ¿cómo se lo iba a contar a alguien más? Aún así, en ese momento se lo conté únicamente a la persona en la que más confío. Decidí cerrarme a cualquier otra persona, no sé porqué, pero era la única opción que veía, ya que no me gusta mentir y tampoco quería contarle a nadie más, no si hasta las personas más cercanas a ti siempre bromean con que tú eres la puta del grupo. ¿Me explico? Lo veía venir, pláticas en donde iba a ser juzgado, criticado, en las que dirían exactamente la clase de cosas que menos quería escuchar en ese momento. Las críticas y juicios ya me las estaba dando yo mismo.

Conforme pasaron los días no veía ninguna mejoría, había recibido las inyecciones recetadas, me tomé las pastillas, me puse la pomada, y nada, ningún cambio. Sucedía todo lo contrario, sentía como la comezón pasaba a mis manos, brazos, piernas… Algo no estaba bien. Llamé al médico especialista y me dijo que no me preocupara, que era “normal” y que en unas semanas todo estaría bien de nuevo. La neta no supe si creerle, pero decidí que lo mejor era buscar otras opiniones.

Creo que no pude haber hecho algo mejor. Después de mis semanas de duda, de coraje, de culparme una y otra vez por haber dejado que la calentura fuera más fuerte que la protección, los segundos resultados arrojaron que jamás había tenido sífilis. El diagnóstico era erróneo, por lo que decidí salir de duda y consultar con mi mejor amigo médico; la neta no sé por qué no lo hice desde el principio. Bastó mandarle un par de fotos y contarle mis síntomas para que me diagnosticara y recetara medicamento. No era más que una infección en la piel.

¿Y quién me iba a devolver todos los días en los que me sentí mal? ¿Cómo recuperaría el dinero, tiempo y calma que me robó un mal médico y un diagnóstico equivocado? Era imposible, lo único que me quedaba era recibir el tratamiento adecuado para lo que tenía. Y aunque mi coraje se dirigió a todas partes, en ese momento me di cuenta de que no era culpa del médico ni de nadie más, pero mía. Y es que aunque el diagnóstico fuera erróneo, no habría razón para preocuparme si no hubiera hecho algo que me pusiera en riesgo. ¿Puedes ver hacia dónde voy?

El riesgo de haberme contagiado de sífilis era exactamente el mismo que el haber contraído VIH, así sin más. Y en ese momento me di cuenta de que yo era uno más de los pendejos que corrían con suerte después de haber cogido sin condón. Qué patético. Me alegré por ello, porque todo hubiera sido resultado de mi piel excesivamente mamona, alérgica, delicada. Pero no pude pasar por alto el hecho de que yo mismo me había causado un estrés innecesario. No me pregunten cómo sucedió, porque de términos médicos no sé nada, lo que sé es que después de una prueba de laboratorio mis resultados eran negativos, y no sólo para sífilis, también para hepatitis, VIH y otras enfermedades venéreas.

Condom.jpg

Sí, fui víctima de uno de esos médicos pendejos que no saben lo que están haciendo, o que si lo saben disfrutan de verle la cara a uno, pero analizando las cosas con calma, no puedo estar más feliz por ello No te confundas, que puedo alegrarme de estar limpio y sano en cuanto a ETS se trata, pero eso no va a desaparecer el hecho de que yo mismo me puse en riesgo.

Y esas semanas de remordimiento, de culpabilidad, de estrés, son algo que no voy a pasar por alto tan fácil. Quizá no soy la mega puta que mis amigos creen que soy, probablemente no me acuesto con tantos como piensan, pero lo que es seguro es que sean pocos o muchos, he cometido el error de coger sin protegerme o hacer que el otro se proteja. Y esa es una pendejada que no podemos permitirnos, así haya amor, confianza o amistad de por medio.

Parece sencillo, broma o hasta atractivo jugar con fuego y tentar al peligro, pero no es hasta que no lo experimentas de cerca que te das cuenta de lo que podrías estar haciéndote a ti mismo. Los que tienen tiempo leyéndome sabrán que muchas cosas me valen madre, que soy destructivo y que las consecuencias me importan poco cuando se trata de seguir siendo tu mismo, pero hablar de nuestro propio bien y salud es diferente. Sí, a muchos nos encanta el bareback, pero antes de hacerlo piensa, ¿qué te gusta más? ¿La sensación del momento o algo que te va a afectar aún después de venirte?

Sólo recuerda… Nadie te va a proteger y querer más de lo que tú lo hagas por ti mismo.

Por Juan Carlos Roes para Boy4ME

Twitter: @jc_roes

Facebook: JuanCarlos Roes

Gmail: jcr035@gmail.com

#BlogRoes: juancarlosroes.blogspot.mx

#NoTanRosa: roesnotanrosa.blogspot.mx



COMENTA LA NOTICIA