Camina 10 kilómetros diarios para proteger tu corazón





Amárrate las agujetas y muévete.

Si crees que caminar un poco es suficiente para proteger tu corazón, puede que quieras ir liberando un poco de espacio en tu agenda o al menos conseguir un escritorio alto para trabajar de pie, si es que pasas mucho tiempo en el trasero en la oficina.

Un nuevo estudio del Reino Unido encontró que caminar mucho es necesario para proteger a tu corazón de los riesgos asociados con un trabajo sedentario.

Los investigadores les dieron a 111 trabajadores postales escoceses monitores de actividad durante una semana, dividiendo el grupo entre los trabajadores de oficina y los que entregan el correo. Sólo se incluyó a aquellos que eran no fumadores sanos y sin antecedentes de ataques cardíacos, accidente cerebrovascular, cardiopatía, hipertensión o diabetes.

Aquellos con trabajos de escritorio tuvieron mayor circunferencia de cintura, así como un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares en comparación con aquellos que se movían todo el día. Además, por cada hora adicional a las cinco horas de estar sentado, su colesterol malo (LDL) aumentó y el colesterol bueno (HDL) disminuyó.

Pero parece haber un antídoto: la gente que caminó más de 15 mil pasos por día –entre 10 y 12 kilómetros- o pasó más de siete horas al día de pie, tuvo los factores de riesgo más bajos para las enfermedades del corazón en comparación con los tipos más sedentarios.

Ahora, los investigadores reconocen que mantener este nivel de actividad sería un reto para aquellos que no hacen ejercicio regular como parte de sus trabajos. Sin embargo, llegar a cero factores de riesgo parece ser un incentivo para incorporar más movimiento en la vida cotidiana.

Si no puedes meter algo de ejercicio en tu día a día, trata de tomar pequeñas pausas de actividad, como caminar durante la hora de la comida o usar las escaleras en vez del elevador. Y cuando tienes tiempo extra -digamos, como el fin de semana-asegúrate de programar ejercicio en tus planes. De hecho, los guerreros de fin de semana (aquellas personas que realizan todo el ejercicio de la semana en uno o dos días), tuvieron 30 por ciento menos probabilidades de morir en un seguimiento de 18 años que los que no hicieron ejercicio en absoluto.

FUENTE: Men's Health




COMENTA LA NOTICIA