Alimentos que antes eran buenos y hoy no tanto





La ciencia nos da cada día una noticia nueva: "el chocolate es bueno para la salud" o "las carnes blancas no son lo que creemos" y así muchos alimentos antes buenos o malos hoy se presentan al revés. Os mostramos algunos cambios de reputación que merecen ser tenidos en cuenta.

Antes buenos y hoy no tanto

Hay muchos alimentos que antes se recomendaban al momento de cuidar la calidad de la dieta o mejorar la salud pero hoy, pocos años después, no son tan aconsejables como eran antes e incluso, muchos se desaconsejan en la alimentación habitual.

Algunos ejemplos de ello son:

  • Margarinas: surgieron como la alternativa vegetal y sin colesterol a la mantequilla colmada de grasas saturadas, sin embargo, hoy estas grasas se han desvinculado de un mayor riesgo cardiovascular y las margarinas que suelen contener grasas trans no son recomendables, pues éste último tipo de lípidos puede perjudicar más al organismo que las grasas animales como tal.
  • Pescado azul: por su riqueza en omega 3 siempre se aconsejó su ingesta con mayor frecuencia. Sin embargo, con sólo consumir dos veces por semana el mismo cubrimos la cuota de omega 3 y además, hay otras fuentes de este tipo de grasas. Como si fuera poco, pescados como el atún por ejemplo pueden contener niveles elevados de mercurio tóxico para el organismo y hay escasas evidencias de los beneficios del omega 3 contra la depresión, uno de los principales atributos a este tipo de grasa.
1366 20002

  • Leche: siempre fue el alimento recomendado para obtener calcio, un mineral con grandes beneficios al momento de cuidar el organismo por dentro y por fuera. Incluso, era indispensable en la infancia para asegurar un buen crecimiento, pero la realidad muestra que la leche puede sustituirse por otras fuentes de calcio y que ya no es imprescindible en una dieta sana.
  • Carnes blancas: la carne de ave sobre todo siempre ha tenido mejor reputación que las carnes rojas, pero hoy no son la mejor alternativa a las mismas, o al menos no siempre. Dependiendo de la pieza o del corte que escojamos podemos encontrar carne de pollo más grasa que la de cerdo o la de ternera y además, según el método de cocción una pieza de pollo puede ser igual de nociva que una de res.

Estos son algunos alimentos que antes eran la opción más adecuada o lo más recomendable para lograr una dieta sana y hoy sucede al revés o al menos, no son la panacea de una alimentación nutritiva que proteja al organismo sobre todo.

Antes alimentos malos, hoy buenos para la salud

Así como hay muchos alimentos que pasaron de ser la mejor opción al momento de comer sano y hoy no lo son tanto, hay otros que han cambiado de reputación en el sentido contrario. Algunos ejemplos de alimentos antes malos que hoy se consideran buenos para la salud son:

  • Huevo: siempre ha cargado con una "mala fama" a causa del colesterol que contiene, pero hoy se ha demostrado que su consumo no afecta los niveles de colesterol en sangre y que su ingesta puede brindarnos proteínas de calidad así como otros buenos nutrientes que contribuyen a cuidar el organismo saciándonos fácilmente.
1366 20001

  • Café: por contener cafeína siempre ha sido la infusión desaconsejada al momento de proteger al organismo, sin embargo su consumo puede tener muchos efectos positivos. La clave está en no excedernos, pues bebido con moderación ha probado proteger la salud cardiovascular, ofrecer antioxidantes y hasta favorecer el ritmo metabólico para perder o no aumentar de peso.
  • Chocolate: durante mucho tiempo era el responsable de los kilos de más así como de los brotes de acné y otros efectos negativos en nuestro cuerpo, pero hoy se sabe que si lo consumimos en cantidades moderadas y escogemos chocolate con alto porcentaje de cacao, puede ofrecer grandes beneficios a nuestra estética y además, ayudarnos a perder peso.

Éstos alimentos también han cambiado de reputación a lo largo del tiempo, pasando de ser los malos de nuestra dieta a alimentos que pueden contribuir mucho a nuestra salud y estética.

Como hemos dicho, mucho depende de la cantidad consumida o de la forma en que cocinamos o consumimos cada alimento, pues en realidad, no hay alimentos buenos o malos sino que el efecto de los mismos en el organismo depende de un gran número de factores. Por todo esto, quizá sea momento de comenzar a ver más allá de un simple alimento y dejar de "etiquetar" a los mismos como "buenos" o "malos" para la dieta.

FUENTE: trendenciashombre




COMENTA LA NOTICIA