4 formas de que tus músculos se recuperen después de un buen entrenamiento





Una de las claves del progreso en los entrenamiento, y que a menudo no se tiene en cuenta, es la recuperación. Podemos decirlo claro: sin descanso no hay mejora, así que toma nota y prepárate para estar más fuerte con menos esfuerzo.

  • Estira siempre después de cualquier rutina de entrenamiento. Si sólo tienes 45 minutos es preferible que dediques 40 minutos al entreno y reserves los últimos 5 minutos para estirar. A la larga será mucho más rentable que hacer los 45 minutos a tope.
  • Dale de comer a tus músculos. Después de entrenar tus músculos están vacíos, pero puedes hacer que se recuperen antes, aportando carbohidratos y proteínas durante las dos horas siguientes a tu entrenamiento, sea de running, ciclismo, musculación, fútbol, etc. Puedes tomar yogur desnatado o leche semi desnatada y una bebida rica en carbohidratos. Bebe una pequeña cantidad cada 15 minutos.
  • Cuando tu entrenamiento sea de cardio y de larga duración acaba siempre con 10 minutos suave antes de iniciar la rutina de estiramientos.
  • Si notas tus músculos doloridos en casa prueba a darte agua fría en ellos cuando te duches. Una medida más cañera es que aplicarte hielo. Mete el hielo en una bolsa y frota la zona con dolor durante un máximo de 8 a 10 minutos, interrumpe otros 10 minutos la aplicación y reiniciala. Vas a reducir la inflamación, de modo que al día siguiente podrás entrenar con menos molestias.

FUENTE: Sport Life




COMENTA LA NOTICIA