"Universal Love" un disco con grandes artistas especialmente para bodas gay





Ahora Bob Dylan es quien canta sobre el amor entre parejas del mismo sexo. Como parte de una nueva producción llamada Universal Love, volvió a grabar la canción de 1929 “She’s Funny That Way”, del cancionero de Estados Unidos, pero cambió el pronombre para que quedara “He’s Funny That Way”.

En el disco de seis canciones también participan Kesha, St. Vincent y otros músicos célebres con nuevas versiones de éxitos pop con un giro hacia el amor entre personas del mismo sexo. Los intérpretes son una mezcla de artistas homosexuales y heterosexuales.

“Si ves la historia de la música pop, las canciones de amor han tenido una perspectiva predominantemente heterosexual”, dijo Tom Murphy, coproductor de Universal Love. “Si consideramos que la música es un puente entre la gente, ¿no deberían estas canciones estar abiertas a todos?”.


MGM Resorts International financió el álbum y el objetivo de las canciones es servir como himnos de boda para las parejas del mismo sexo. Los matrimonios de personas gays conforman del 20 al 30 por ciento de las celebradas en los quince hoteles de esta cadena en Las Vegas, comentó Jim Murren, su director ejecutivo.

Para asegurar el derecho de grabar las canciones con letras modificadas, pidieron permiso a las discográficas. “La respuesta fue totalmente positiva”, dijo Rob Kaplan, el productor ejecutivo del proyecto.

Kaplan comenzó su búsqueda de artistas con Ben Gibbard, vocalista de Death Cab for Cutie, la banda de rock alternativo del estado de Washington. Gibbard se sintió inspirado en parte por su hermana, una mujer lesbiana.

Para el proyecto, Gibbard decidió crear una nueva versión del clásico de The Beatles “And I Love Her” y titularla “And I Love Him”. “Es una canción que mi papá a menudo le ponía a mi mamá después de cenar”, relató. “Además, es una canción que todos conocen”.

Kesha eligió “I Need a Man to Love” de Janis Joplin (“Es una canción muy intensa y llena de alma”, dijo Kesha) y la tituló “I Need a Woman to Love”. Kesha se ha ordenado como oficiante y ya ha celebrado la boda de dos parejas homosexuales.

Valerie June, una cantante de country y blues que asistió a su primera boda gay el año pasado, la de su prima, grabó una versión de orquesta de jazz de “Mad About the Boy”, en la que cambió la palabra boy (chico) por girl (chica)”. June cree que el hecho de que Noël Coward, el compositor, fuera homosexual y que la versión que grabó en 1932 no se hubiera lanzado en ese entonces debido a la homofobia prevaleciente le añade un significado más profundo a la canción.

Dylan, quien al parecer no había hablado antes a favor de los derechos de las personas homosexuales, se negó a ser entrevistado. Kaplan dijo que cuando contactó a Dylan obtuvo una respuesta afirmativa de inmediato. “No solo me respondió que sí”, contó. “También me dijo: ‘Oye, se me ocurre una canción’”.


Universal Love llega en una época de cambio para los pronombres igualitarios en el pop. Aunque estrellas importantes de la música comenzaron a salir del clóset en la década de los noventa, con artistas como K. D. Lang, Melissa Etheridge y Elton John, rara vez usaron pronombres para referirse al mismo sexo en sus grabaciones.

Apenas en los últimos seis años, artistas más jóvenes han comenzado a hacerlo, entre ellos Frank Ocean, Olly Alexander y Mary Lambert, quien cantó el coro de la canción “Same Love” de Macklemore y Ryan Lewis, nominada al Grammy en 2012.

“Durante mucho tiempo, las personas gays tuvieron que usar el ‘tú’ en sus canciones para evitar salir del clóset”, dijo Stephan Pennington, profesor de Música en la Universidad Tufts que imparte un curso de Pop Queer.

“Además, siempre existió presión por parte de las disqueras para no ser excluyentes al utilizar un pronombre en referencia al mismo sexo”, dijo Pennington. “Sin embargo, las expresiones heterosexuales jamás se consideran excluyentes”.

FUENTE: The New York Times




COMENTA LA NOTICIA