‘Thor: Ragnarok’, la última gran batalla de Chris Hemsworth





Ha llegado el momento de resolver una de las grandes incógnitas que escondía el Universo Marvel. ¿Dónde se había metido Thor? Pues el personaje interpretado por Chris Hemsworth andaba encarcelado al otro lado del espacio, sin su poderoso martillo y envuelto en una cuenta atrás para evitar la destrucción de su mundo natal. Bastó una pequeña aparición post- créditos al final de Doctor Extraño –donde el mago le ofrece su ayuda para encontrar a su padre, señal de las aventuras que vivirían juntos próximamente– para encajar todas las piezas y aumentar la expectación. Esta será saciada a partir del 27 de octubre, fecha de estreno de Thor: Ragnarok, tercer film centrado en el Dios del trueno y que se traduce como ‘el destino de los dioses’, con el mito de la destrucción de la humanidad y la inclusión de una nueva generación espiritual que sustituya a figuras clave de la mitología como telón de fondo. Mientras tanto, indefenso y ante la amenaza del fin de la civilización de Asgard, uno de los iconos más rubios del cine fantástico –nuevo peinado incluido– tendrá que hacer frente a dos personajes que perturbarán su cautiverio: el despertar de Hela, un antihéroe poco común, y un compañero vengador de color verde que necesita poca presentación…

DESCUBRIENDO A TAIKA WAITITI

Conviene no perder de vista al hombre que ha dotado de gran personalidad cada fotograma de la película. Este director, guionista y pintor neozelandés es toda una sensación por su estética y carisma. Su arrolladora presencia en redes sociales y su habilidad para impregnar de humor el género fantástico –como pudimos comprobar con su vampírica aparición en la divertida Lo que hacemos en las sombras– han despertado el interés de los seguidores de Marvel y le han señalado como uno de sus grandes atractivos. Además de ser capaz de trasladar el optimismo a la franquicia, ha construido un producto independiente con significado propio, por si algún despistado abandonó a Thor y su martillo antes de tiempo. Un soplo de aire fresco capaz de enlazar con otros momentos del Universo –la gran especialidad de Marvel– y que, por cierto, deja alguna pista sobre la cercanía del Apocalipsis...

EL ‘INCREÍBLE’ RETORNO DE HULK

Mientras se confirman los rumores que apuntaban a que Hulk tendría su propia trama, Thor: Ragnarok sitúa en el mapa al otro gran desaparecido. El gigante verde andaba exiliado en Sakaar –donde se enfrentará a Thor–, un planeta habitado por alienígenas, con agujeros de gusano por donde se coló el vengador. Allí acaba sometido al control del Grandmaster, otro de los nuevos personajes, interpretado por el veterano experto en ciencia-ficción Jeff Goldblum. Hulk desplegará su encantadora torpeza, al tiempo que demostrará que no ha perdido un ápice de su popularidad y su notable relevancia. Mark Ruffalo vuelve a encargarse de su alter ego, el genio científico Bruce Banner, pero esta vez se transformará en un gigante esmeralda menos parco en palabras de lo que es habitual en pantalla. Una dualidad interesante.

LA DIVINA CATE BLANCHETT

Sin obviar a Tom Hiddleston en el papel de Loki, que algunos se atreven a calificar como el villano más destacado de Marvel, es necesario mencionar una de las grandes novedades del filme. Cate Blanchett da vida a Hela, diosa del inframundo que busca dar jaque mate a Asgard y los nueve reinos, quitando las cadenas a criaturas como el lobo Fenrir o el demonio de fuego Surtur. La actriz australiana demuestra de nuevo en esta ocasión su habilidad para cohesionar lo humano y lo divino –sobradamente probada en El señor de los anillos–. Su afrenta, que se inicia destruyendo el martillo, no es más que el comienzo de una gran enemistad. Y todo ello con un vestuario creado en postproducción; Blanchett no tuvo reparos en confesar sus dificultades para resultar feroz e indomable embutida en un traje inteligente...

EL BUEN HUMOR DE MARVEL

La saga, con el inconfundible toque de Waititi, apuesta por una ambientación luminosa que marca un nuevo estilo dentro del Universo Marvel, y que bien pudimos comprobar en Guardianes de la Galaxia. Precisamente, Thor: Ragnarok se está empezando a comparar con el film de James Gunn gracias a la apuesta por un humor hilarante, diálogos irónicos y personajes incapaces de mantener la seriedad. El personaje de Hemsworth siempre ha generado sonrisas –su cómica adaptación a la Tierra y sus costumbres ya ha sido alabada en numerosas ocasiones–, pero esta nueva caracterización augura un antes y un después en el tono del superhéroe. Además, su colorido y rockero envoltorio promete ser otra de las grandes sorpresas del esperado filme.

FUENTE: shangay




COMENTA LA NOTICIA