¿Quién nos metió al clóset? - Roes en Boy4ME





Que si el clóset es para la ropa o que si vivimos en Narnia… Tantas cosas, chistes y frases que se han desarrollado con el paso de los años para referirse a todos aquellos que alguna vez estuvimos temerosos de revelar nuestra orientación sexual por miedo a la sociedad, al rechazo o a veces hasta a un sinfín de pendejadas que nosotros mismos nos metemos en la cabeza. Pero todo esto únicamente me hace preguntarme: ¿Y quién nos metió al clóset.

Publicacion_8.1.jpg

La neta me da muchísimo gusto ver cómo la sociedad ha avanzado y cada vez hay mucha más aceptación para las personas homosexuales no sólo en México, sino en el mundo. La larga lucha que se ha tenido por conseguir la igualdad ha estado dando sus frutos y aunque aún estamos muy alejados de lo que podríamos llamar una sociedad completamente incluyente, hoy en día tenemos menos problemas para salir del clóset. Pero vamos, que a pesar de ello aún existen muchas personas dudosas, esas que prefieren seguir viviendo una doble vida y permanecer en el anonimato.

¿Por qué? No digo que esté mal o que todos tengamos que andar por la vida con la bandera gay en el pecho, pregonando a todo mundo nuestra preferencia sexual ni mucho menos, no. Cada quién tiene el derecho de vivir como se le de su gana, ¿pero no es mucho más reconfortante cuando lo hacemos de manera libre y actuando conforme a nuestros deseos y sentimientos? Últimamente me he topado con personas que siguen teniendo miedo de confesarle a su familia que son gay. Quizá yo esté mal, ¿pero qué sería lo peor que podría pasar? ¿Qué te rechacen? Sí, es una posibilidad, pero ponte a pensar que por más doloroso que les pueda ser al principio, tarde o temprano van a tener que aceptarlo y vivir con ello. Mejor aún, tu familia te ama, y llegará el día en que puedan ver que si tu eres feliz, no existe ninguna otra cosa que sea más importante.

Qué triste es tener que cuidar las apariencias, prestarte al juego de tener que ocultarte a ti mismo para cumplir un rol que “se supone” tenemos ante la sociedad. ¡Ese rol no existe! Si bien es verdad que aún no vivimos en un mundo completamente preparado para vivir a la par con nosotros, tampoco estamos en los tiempos de las cavernas y en muchas de las ocasiones es uno mismo el que se impone barreras, encuentra pretextos y se hace de mil justificaciones por temor a enfrentar sus propios miedos, y peor aún, a hacerle frente a una moral con la que hemos crecido y la cual nos causa aún muchos pedos mentales.

Publicacion_8.2.jpg

Por el otro lado, he conocido varios chavitos de 16 a 18 años que no tienen ni tuvieron ningún problema para tener la tan temida plática con sus familias. Viven en completa libertad desde jóvenes, sin mentiras, sin apariencias, desempeñando un papel en la sociedad que me parece admirable. ¡Ya hubiera querido yo haber podido hacer lo mismo a su edad! Entonces… ¿cuál es la gran diferencia entre aquellos que viven con miedo y los que desafiaron cualquier límite? ¿Por qué ahora es mucho más común que las personas más jóvenes no tengan ningún reparo en aceptarse a sí mismos y al contrario, los que somos de otras generaciones seguimos teniendo dudas al respecto?

Volviendo a la pregunta que dio pie a esta columna, ¿quién nos metió al clóset? Definitivamente en tiempos pasados la misma sociedad nos escondía, originando que se diera tan emblemática frase. Y sí, antes estar en el clóset nos era impuesto, pero he llegado a la conclusión de que hoy en día el clóset no existe. Existe en la mente, en la moral, en la vergüenza, pero ciertamente tu familia no te ha puesto ahí, tus compañeros de trabajo no lo hicieron tampoco y mucho menos tus amigos. No, a estas alturas la única persona que se encierra dentro del armario es uno mismo, porque nadie más que tú tiene el poder de acabar con los miedos, nadie más que tú tiene el derecho de vivir sin mentiras, de vivir libre.

Qué deprimente es enterarse de los casos de suicidio de jóvenes que no pudieron simplemente decirlo, que prefirieron ponerle fin a su vida antes de siquiera apretar el botón de inicio. Si alguno de los que me leen se encuentra en una situación similar, no se acepta por completo y aún tiene miedo de decirlo en voz alta, los invito a pensar qué es lo que quieren, cómo quieren vivir de ahora en adelante y lo más importante, ¿son felices siendo deshonestos consigo mismos? El miedo es cabrón, sin duda, pero mucho más lo es darte cuenta de todo el tiempo que has perdido y la libertad que te has negado tan sólo por el miedo a una simple palabra de tres letras. Ayer casualmente me mandaron una frase que no puede ser más cierta y que hoy se las digo a todos aquellos que todavía no encuentran el valor para romper ese clóset mental: “Si piensas que estás solo, mira a tu alrededor y verás que estás equivocado”.

Por Juan Carlos Roes para Boy4ME

Twitter: @jc_roes

Facebook: JuanCarlos Roes

Gmail: jcr035@gmail.com

#BlogRoes: juancarlosroes.blogspot.mx

#NoTanRosa: roesnotanrosa.blogspot.mx



COMENTA LA NOTICIA