"Los activos" , una especie en peligro de extinción





Cada vez es más recurrente el comentario de que los activos están extintos, quizá suena un poco exagerado, pero como dicen, dónde rio suena, es que agua lleva, ¿será?

No existen muchos datos científicos sobre las preferencias de roles, pero el hombre gay de a pie seguramente se dará cuenta de ello al momento de tratar de cuadrar un encuentro sexual, o inclusive, con sus propias parejas.

Empecemos por diferenciar los tipos de preferencias:

Pasivo 100% es quien es penetrado, disfruta que lo hagan, no le gusta penetrar ni que le realicen sexo oral, hay algunos que ni siquiera permiten que les toquen su pene.

Versátil está en medio, tanto le gusta dar como recibir, no se encasilla en ningún rol y disfruta de ambos.

Versátil pasivo le gusta ser penetrado, hacer el oral, pero de vez en cuando le gusta ser activo.

Versátil activo se deja penetrar ocasionalmente y disfruta más el rol de activo.

Activo 100% es quien penetra en la relación, el que domina, de hecho, hay quienes no les gusta ser penetrados.

Cada vez esos llamado 100% activos están desapareciendo, según se puede leer en redes sociales, apps de ligue y comentarios en foros gay. De igual manera, los pasivos 100% van en crecimiento.

La pregunta es, ¿porqué?

Es común que cuando uno inicia en el tema sexual, le toque ser más pasivo que activo, la mayoría de la gente no tiene ni idea que hacer y es más sencillo simplemente dejarse llevar. Conforme crece tu experiencia y exploras, puedes convertirte en versátil, aunque muy difícilmente en activo; sin embargo, muchos simplemente se encasillan en ese rol, no experimentan y se quedan en una especie de zona de confort (aunque no sea tan confortable), en cuanto al tema sexual.

Por otro lado, están los que por algún tipo de miedo o incluso fobia, comienzan su vida sexual siendo 100% activos, de esa manera se sienten menos gay o menos mujer al momento de tener sexo, pero, conforme van explorando se dan cuenta lo que es el placer anal, la estimulación del punto G, y todo cambia, incluso al punto de dejar por completo la posición de activos.

También está el tema psicológico, ante una realidad de poca aceptación familiar, social e incluso íntima o personal, nos encanta tener esa sensación de sometimiento y de que nos controlen, haciéndonos sentir más queridos y deseados, asumiendo el rol de pasivo más fácilmente.

Por otro lado, parece que las expectativas de los pasivos son sumamente elevadas. Desgraciadamente el porno, películas, videos nos hacen ver al activo como ese macho superior, que no se le nota que es gay y de ahí añádale que nos guste su físico, cómo se viste y que nos coja bien.

La mayoría está optando por ser pasivo

Si mezclamos todo esto en una licuadora, nos puede comenzar a hacer sentido el porqué la mayoría está optando por ser pasivo y anda en caza de activos.

Pero, no hay que olvidar algo sumamente importante, es más placentero dar y recibir, se completa el círculo virtuoso. Además, cuando buscas sexo nunca te faltara porque tendrás más opciones y flexibilidad.

Dejemos de ser tan egoístas en pensar sólo en recibir, y aprendamos a dar, incluso en el tema sexual aplica lo mismo que en la vida, hay que saber dar y también hay que saber recibir, esto sin duda nos hará seres más completos, más realizados y hará que nuestras parejas también lo sean. Se vuelve una situación de ganar-ganar, en dónde seguro quien más ganará, será el placer que se podrá dar mutuamente en pareja.

Al final de cuentas, somos hombres gay, ¿no?



COMENTA LA NOTICIA