¿Cómo sabes que ya es tiempo de eliminar tus apps de ligue? - Roes en Boy4ME





¡Ay, la putería! ¿Cuántos nos hemos dejado llevar por ella? ¿Quiénes no han disfrutado una, y otra, y otra, y otras tantas veces de esa rica satisfacción a veces no sólo sexual, sino también emocional que nos da el sabernos deseados por otros?

Si eres de esos que utilizan aplicaciones de ligue como Hornet, Grindr, Tinder u otras, entonces sigue leyendo. Porque en muchas ocasiones se nos cuestiona, juzga y critica por utilizarlas, se nos tacha de zorros y calientes, cuando me consta que muchos sólo son calienta huevos y nunca hacen nada; porque lo único que buscan es levantar su ego, así como también me consta que están (¿o estamos?) aquellos que sí han recurrido a ellas para descargar el estrés del día; y por estrés ya saben a lo que me refiero.

¿Y qué pasa cuando empiezas a salir con alguien? Ya sea que lo hayas conocido por alguna de ellas o en el mundo “real”, seguramente te has encontrado con la decisión de seguir o no hablando con tipos en las apps, de seguir ligando, conociendo y hasta cogiendo con otros… Y es que, ¿cómo o cuándo sabes que ya es momento de pararle a tu desmadre?

Spoiler alert: No existe una respuesta general y correcta a ello. Y aunque ya te dije la conclusión de este artículo, te explicaré el porqué.

Tú, que me estás leyendo, de seguro crees que las apps se deben dejar de usar en el instante en el que empiezas a salir con alguien. Tú, el otro, crees que se deben eliminar cuando ya sabes que va en serio la cosa. Tú, estás seguro que únicamente debe suceder cuando ya son novios. Y así podría seguirme de largo, con esos que piensan que no hay razón para dejar de usarlas o los que, como yo, dicen una de las verdades más grandes con respecto a mi última pregunta: Lo sabes cuando no lo sabes.

Publicacion_42.2.jpg

¡Neta! ¿Por qué tienes qué decidir si seguirlas usando o no? ¿Por qué taladrar tu mente buscando una respuesta a algo que es más que obvio? Y es que si algo es cierto es que si tienes ganas de seguir ligando, lo vas a hacer. Así como también si lo que quieres es ser exclusivo con alguien, entonces lo serás. Aunque el tipo con el que sales sea guapísimo, si sigues sintiendo la necesidad de conocer, acostarte o incluso salir en el mismo plan con otros, es porque él no tiene todo lo que buscas, porque no estás convencido y por mucho que te gusta, no llena por completo el placer (en general) que estamos buscando.

En el caso contrario, cuando el vato te hace sentir pleno y feliz, ni siquiera te das cuenta cuando hiciste tu última conexión en Grindr, pasas el ícono de la app en tu teléfono como si fuera cualquiera de esas que nunca abres con frecuencia y ya ni te acuerdas del tipo buenísimo con el que platicabas hasta tarde. Aquí entra ello sabes cuando no lo sabes.

Dicen que el interés se nota. Y aunque la mayoría de nosotros tomamos la frase para referirnos al interés del otro, en lo primero que deberíamos de ponernos a pensar es en el interés propio. Escuchar a esa voz dentro de nosotros que nos indica si el tipo realmente nos llena o no. Ese interés se nota más, porque podrás engañar a otros, pero no puedes engañarte a ti.

¿En dónde está escrito que una vez pasada la primera cita con alguien ya debes de dedicar tu tiempo por completo a él? El pensar que ya porque compartieron unas horas juntos es sinónimo de “pertenencia” es absurdo, porque si nos ponemos a pensar, ni él ni nadie te pertenece, ni tú a ellos; siendo así, ¿entonces por qué hablar de “fidelidad” cuando aún ni siquiera tienen algo establecido? No se trata de que esté diciéndoles que vayan todos a andar de fáciles y calientes, no. Se trata de que cada uno somos un ente distinto, con mentalidades únicas y necesidades o deseos propios.

Publicacion_42.3.jpg

No puedo venir a decirles que las dejen de usar o que sigan en ellas no, esa es decisión de cada uno conforme a lo que va sintiendo y a cómo ve que avanza la convivencia con el chavo con el que salen. Lo que sí reafirmo es que muchas veces inconscientemente dejamos las aplicaciones sin darnos cuenta, porque el vato ya nos trae más locos que Britney en la década pasada. Y también inconscientemente puede que sigamos entrando a las apps y conociendo a otros hombres porque seguimos en la búsqueda del ideal, o simplemente porque pueden más las ganas de tener sexo que las de empezar una relación. ¿Cuál es tu caso?

La cuestión es simple, nadie puede juzgar o decirte qué hacer o cómo hacerlo, el único que sabe cuándo y porqué parar es uno, lo sabes cuando no lo sabes, pero aún así, recuerda que todos somos el resultado de nuestras propias decisiones, no hay buenas ni malas, sólo decisiones. Así que si eres de los que ya sabe con seguridad qué es lo que quiere, sigue en tu camino hacia ello sin meter la pata, ni a otros ni especialmente a ti mismo, porque en el proceso podrías lastimar a muchos, y podrías lastimarte a ti mismo.

Y mi último mensaje a todos esos que satanizan y casi nos crucifican a los que usamos ese tipo de aplicaciones… ¡relájense! Y tampoco se las den de muy dignos, porque hasta donde tengo entendido, nadie deja de usar Instagram, Facebook o Twitter cuando inicia una relación, y créanme que en esas redes se liga a veces mucho más que en las hechas específicamente para eso. Muros vemos, bandeja de inbox no sabemos.

Por Juan Carlos Roes para Boy4ME

Twitter: @jc_roes

Facebook: JuanCarlos Roes

Gmail: jcr035@gmail.com

#BlogRoes: juancarlosroes.blogspot.mx

#NoTanRosa: roesnotanrosa.blogspot.mx



COMENTA LA NOTICIA